Detección de nubes mediante rayos infrarrojos

Un elemento fundamental para que la vida pueda existir y desarrollarse en cualquier lugar es el agua. Concretamente, en dicho espacio debe darse la aparición del punto triple del agua. Este se basa en la coexistencia en equilibrio del estado sólido, el estado líquido y el estado gaseoso de una sustancia. Se define con respecto a una temperatura y una presión de vapor. El punto triple del agua, por ejemplo, está a 273.16 K y a una presión de 611.73 Pa.

En primer lugar se ha de demostrar la existencia de H2O, que se encuentra en las nubes, por lo que hemos decidido buscar la existencia de nubes con nuestro CanSat. Para esto se puede utilizar un sensor de rayos infrarrojos. Al igual que un termómetro de estas características mide la temperatura a la que se encuentra el agua de la que está compuesta el cuerpo humano, el sensor hace lo mismo con el agua que forma las nubes. Para poder deducir la aparición de nubes analizando los datos recogidos por el sensor IR, debemos tener en cuenta la diferencia de temperatura entre las nubes y la atmósfera. Es decir, si el sensor midiera la temperatura de un cielo despejado, esta se encontrará (dependiendo de la potencia y el alcance) probablemente muy por debajo de cero, ya que correspondería a una de las capas más exteriores de la atmósfera. En cambio, si los datos recogidos por el sensor presentaran un incremento notable respecto a la temperatura esperada, podría significar la presencia de nubes en la región analizada. Esto se debe a que el calor específico del agua líquida (4,1813 J·g−1·K−1) es mucho mayor que el del aire (1,012 J·g−1·K−1).

Lucía Sicilia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

octubre 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31